Polipasto manual: la solución más rápida y eficiente para la elevación de cargas

polipasto-manual

El polipasto manual es una herramienta muy presente en la mayoría de las instalaciones industriales. Resultan imprescindibles para elevar y mover grandes mercancías sin necesidad de grandes esfuerzos. A diferencia de los polipastos eléctricos, que cuentan con un motor que facilita su maniobrabilidad, este tipo de polipastos deben ser movidos manualmente por los operarios mediante una palanca o cadena que acciona la elevación.

El uso de estos equipos está muy extendido en fábricas, almacenes e industrias, ya que permiten mover cargas muy pesadas de forma más precisa, cómoda y rápida. Además, también pueden colocarse en otro tipo de mecanismos de elevación, como por ejemplo las grúas.

Si tienes dudas sobre qué tipo de polipasto es mejor para tu negocio, a continuación te contamos cómo funcionan los modelos manuales y qué beneficios pueden ofrecerte frente a los eléctricos.

Cómo funciona un polipasto manual

Los polipastos manuales están compuestos por un sistema de poleas que permiten la elevación de la carga ejerciendo una fuerza menor a la del peso que se tiene que desplazar. Gracias a este sistema, se minimiza el esfuerzo requerido por el operario, aumentando el rendimiento y la productividad del negocio.

Con ayuda de cadenas, cables, ganchos y ramales, el polipasto puede ejercer mayor o menor potencia. Además, es posible mejorar la capacidad del equipo aumentando el número de ramales. Por eso es importante verificar primero el peso que necesitamos levantar y elegir así el polipasto más adecuado para ello.

Otra particularidad de los polipastos manuales es que tienen un diseño más compacto y ligero que los eléctricos. Están diseñados para elevar grandes cargas y permiten una capacidad de carga de hasta 5 Tn.

Ventajas del polipasto manual

Los polipastos manuales pueden ofrecer muchas ventajas en comparación con los modelos eléctricos. ¿Tienes dudas? Sigue leyendo.

Equipos seguros y de calidad

En Manupack comercializamos únicamente con productos procedentes de fabricantes de calidad que ofrecen las máximas garantías. Nuestros polipastos manuales disponen de ganchos fabricados en acero dúctil de alta resistencia y están preparados para resistir excesos de peso. De este modo, en caso de sobrecarga, el gancho no se rompería bruscamente, sino que se deformaría gradualmente, evitando así accidentes innecesarios.

Maniobrabilidad

Además de que un polipasto manual es mucho más fácil de instalar que uno eléctrico, es más compacto y más ligero. Esto permite que el equipamiento se pueda transportar e instalar fácilmente, pudiendo recolocarlo o moverlo sin ninguna dificultad.

Precios más ajustados

Otra de las ventajas que ofrece el polipasto manual respecto al eléctrico es su precio. Los modelos manuales ofrecen las mismas garantías y seguridad que el resto de equipos, pero son más económicos. Aunque lo mejor de todo es que no requieren de ningún mantenimiento especial. Únicamente debemos asegurarnos de que las piezas estén bien lubricadas con el uso de aceite.

Precauciones para el uso del polipasto manual

  • Asegúrate de que no haya ninguna persona alrededor de la carga antes de levantarla.
  • No dejes las cargas suspendidas sin vigilancia.
  • Verifica la carga máxima del polipasto para no excederla.
  • Vigila el movimiento del polipasto y evita inclinar la carga, ya que esta puede volverse inestable.
  • Asegúrate de que las piezas poseen la lubricación adecuada.
  • En caso de que una pieza tenga que ser remplazada, hazlo inmediatamente. No esperes a que se desgaste por completo. Recuerda que en Manupack disponemos de un servicio posventa personalizado y contamos con un amplio stock de piezas de recambio.

Comparte este post